Health Information

Apoplejías

The more you know about your health, the better prepared you are to make informed healthcare decisions. Our health library gives you the information you need to take charge of your health.

Uses

Para la Prevención de Apoplejías:
Para el Tratamiento de Apoplejías:

Hierbas y Complementos que Puede Usar Sólo con Precaución

Otros Tratamientos Naturales que Deben Evitarse

Las apoplejías ocurren cuando parte del cerebro repentinamente pierde su suministro de sangre y muere. La causa subyacente generalmente es la ateroesclerosis, una enfermedad en la cual las paredes de los vasos sanguíneos se vuelven gruesos e irregulares. A medida que la aterosclerosis progresa, el flujo sanguineo a través de las arterias importantes se restringe a un pasaje mucho más pequeño que el diseñado de manera natural. Después este pasaje estrecho puede obstruirse repentinamente, con frecuencia a causa de un coágulo sanguíneo.

Cuando esto sucede, las células cerebrales que flujen por la obstrucción repentinamente son privadas de oxígeno (isquémia cerebral). Las células del cerebro requieren de un suministro constante de oxígeno para sobrevivir. En segundos, empiezan a funcionar mal y en minutos mueren.

En los llamados ataques isquémicos transitorios (TIA), la obstrucción del flujo de sangre es temporal y los síntomas desaparecen rápidamente. Sin embargo, en una apoplejía verdadera, llamada oficialmente accidente cerebrovascular (CVA), la obstrucción dura lo suficiente para causar muerte celular en una sección significativa del cerebro. De manera menos común, las apoplejías son causadas por hemorragia en el cerebro, conocida como apoplejía hemorrágica.

Los síntomas de una apoplejía dependen del área del cerebro afectada. Es común la parálisis de un miembro o de un lado del rostro. También puede ocurrir pérdida del habla o de sensación.

Gran parte de la pérdida que ocurre en una apoplejía es permanente, pero generalmente cierta recuperación ocurre a tiempo. Existen dos causas principales de esta recuperación. La primera involucra la capacidad del cerebro para desarrollar vasos sanguíneos nuevos. Las células nerviosas en los margenes del área muerta pueden aferrarse a la supervivencia, funcionando de manera imperfecta con cualquier cantidad de oxígeno que lleguen a ellas. Eventualmente, el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos permite que las células nerviosas se recuperen perfectamente.

La segunda causa de recuperación involucra la capacidad notable del cerebro para adaptarse a circunstancias difíciles: En menor o mayor medida, las partes sobrevivientes del cerebro pueden asumir deberes alguna vez desempeñados por las células cerebrales que han muerto.

El tratamiento convencional para una apoplejía tiene varias fases, pero la más importante es la prevención. Dejar de fumar, perder peso, reducir los niveles de colesterol y controlar la presión arterial combaten a la aterosclerosis y por consiguiente reducen el riesgo de apoplejía. Además, los médicos pueden recomendar el uso de medicamentos "adelgazadores de la sangre" tales como la aspirina para prevenir los coágulos sanguíneos que con tanta frecuencia son el paso final hacia una apoplejía. Además, si existen evidencias de que los vasos sanguíneos principales que conducen al cerebro se estrechan de manera seria, puede ser que se considere cirugía o angioplastia para ampliar esos vasos.

El tratamiento de una apoplejía que acaba de ocurrir involucra mantener la vida durante el período inmediato de recuperación y limitar la diseminación del daño cerebral (si es posible). Finalmente, los terapeutas físicos y ocupacionales ayudan al sobreviviente de la apoplejía a adaptarse.

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

Existen numerosas opciones alternas que pueden ser útiles para prevenir o incluso posiblemente tratar las apoplejías. Las mejores documentadas son aquellas que combaten la aterosclerosis.

Prevención de Apoplejías

Evidencia significativa nos dice que numerosas hierbas y complementos son útiles para mejorar el perfil del colesterol , el cual a su vez debe disminuir la aterosclerosis y ayudar a prevenir las apoplejías. Evidencia poco convincente apoya el uso de otras hierbas y complementos para disminuir la presión arterial o para tratar la aterosclerosis en general. Para obtener información detallada, consulte los artículos completos sobre estos temas.

También consulte el artículo sobre terapia de quelación para conocer las razones por las cuales se debe evitar este tratamiento alternativo polémico.

Policosanol

Se han sugerido diferentes hierbas y complementos con propiedades adelgazadoras de la sangre para que se usen en lugar de la aspirina o junto con ella como medio para prevenir los coágulos sanguíneos. La mejor evidencia considera al complemento policosanol y por esa razón éste se discute a continuación. Se resumen opciones adicionales con evidencia menos de apoyo en Otros Tratamientos Naturales Propuestos de la sección a continuación.

Varios ensayos doble ciego controlados por placebo indican que el policosanol reduce significativamente la tendencia de la sangre a coagularse. 1 – 6 En un estudio doble ciego controlado por placebo en 43 participantes, el uso de policosanol en 20 mg al día demostró ser aproximadamente tan eficaz como 100 mg de aspirina; además, cuando los dos tratamientos se consumieron en combinación, el efecto fue mayor que con cualquiera de los tratamientos solos. 5 Además, como se describió en el artículo sobre policosanol, parece que este complemento reduce los niveles de colesterol, convirtiéndolo en un tratamiento potencialmente completo de prevención de apoplejías. Sin embargo, aunque se ha mostrado que el uso a largo plazo de la aspirina reduce el riesgo de apoplejía, no han existido estudios equivalentes del policosanol. Además, el tratamiento combinado con policosanol y aspirina (o medicamentos relacionados) posiblemente podría adelgazar la sangre demasiado , dando como resultado eventos peligrosos de hemorragia.

Para obtener más información, incluyendo la dosis y las cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre policosanol .

Tratamiento de Apoplejías

Como se describió anteriormente, las células en el margen de una apoplejía pueden aferrarse a la vida hasta que se forman vasos sanguíneos nuevos para suministrarlas con circulación completa. Ciertas hierbas y complementos podrían facilitar esto al aumentar el flujo de sangre o de manera alternativa al reducir los requerimientos cerebrocelulares de oxígeno.

Aunque la evidencia sigue siendo preliminar, dos complementos han mostrado cierta promesa para este propósito: Vinpocetina y glicina.

Vinpocetina

En un ensayo clínico ciego sencillo controlado por placebo, 30 participantes que habían acabado de experimentar una apoplejía recibieron ya sea placebo o vinpocetina junto con tratamiento convencional por 30 días. 7 Tres meses después, la evaluación demostró que los participantes en el grupo de vinpocetina estaban significativamente menos discapacitados.

Algunos otros estudios, algunos de diseño deficiente, también proporcionan evidencias sugerentes de que la vinpocetina puede ser útil para las apoplejías. 7 – 10 Sin embargo, hasta la fecha este conjunto de evidencias está lejos de ser concluyente. 8

Nota: Existen preocupaciones de que la vinpocetina podría interactuar perjudicialmente con medicamentos estándar usados para adelgazar la sangre. Para obtener más información, incluyendo dosis y las cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre vinpocetina .

Glicina

El complemento glicina también se ha propuesto como tratamiento para limitar el daño permanente por apoplejía. Sin embargo, hasta la fecha las evidencias de apoyo están limitadas en gran medida a un ensayo clínico ruso de tamaño moderado. En este estudio doble ciego controlado con placebo, 200 participantes recibieron glicina dentro de un lapso de 6 horas después de una apoplejía aguda. 11 Los resultados indican que el uso de glicina en 1 g diario por 5 días conducía a menos discapacidad a largo plazo que el tratamiento con placebo.

Sin embargo, paradójicamente, existen preocupaciones potenciales de que la glicina en dosis alta en realidad podría aumentar el daño causado por las apoplejías y se han investigado medicamentos que obstruyen la glicina como tratamientos para limitar el daño por apoplejía. 12, 13 Los autores del estudio ruso sobre apoplejías descrito anteriormente propusieron el argumento de que el efecto global de la glicina complementaria es protector; no obstante, hasta que la controversia se resuelva, la prudencia sugiere que no debe consumir glicina después de una apoplejía excepto bajo recomendación médica.

Para obtener más información, incluyendo la dosis adicional y las cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo sobre glicina .

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

Evidencia sugiere que el consumo alto de pescado o de aceite de pescado reduce la incidencia de apoplejías. 14, 15 Se cree que esto ocurre como resultado de un número de efectos, incluyendo el deterioro de los coágulos sanguíneos, le mejoría del perfil del colesterol y otros medios sin identificar.

Muchas otras hierbas y complementos también pueden reducir la tendencia de la sangre a coagularse y por consiguiente ayudan a prevenir las apoplejías, incluyendo arándano , matricaria , ajo , jengibre , ginkgo , quercetina , vitamina E y sauce blanco . Sin embargo, la evidencia de apoyo para estos complementos sigue siendo poco convincente en el mejor de los casos y el solo hecho de que adelgacen la sangre no demuestra que reducirán el riesgo de apoplejía. Por ejemplo, aunque se sabe que la vitamina E reduce la coagulación de la sangre y que también es un antioxidante fuerte, varios estudios grandes no han logrado encontrar de utilidad a la vitamina E para la prevención de apoplejías. 16 – 18

Asimismo, se ha defendido a la hierba sauce blanco como un sustituto de la aspirina ya que contiene salicina, una sustancia muy parecida a al aspirina. Sin embargo, parece que el sauce blanco no deteriora la coagulación de la sangre en la misma medida que la aspirina, 19 y por esta razón, probablemete no sea igualmente eficaz.

Además la vitamina E, otros antioxidantes tales como el betacaroteno han sido propuestos para la prevención de las apoplejías, pero no existen evidencias de que sean eficaces.

La acupuntura se usa extensamente en China para mejorar la recuperación de las apoplejías. Sin embargo, aunque algunos estudios han sugerido beneficios, los estudios mejor diseñados y más grandes no han sido prometedores. Por ejemplo, en un ensayo clínico ciego sencillo controlado con placebo en 104 personas que acababan de experimentar apoplejías, 10 semanas de acupuntura dos veces a la semana no demostraron ser más eficaces que la acupuntura falsa. 20

Asimismo, se observaron resultados negativos en un estudio ciego sencillo controlado en 150 personas recuperándose de apoplejías, el cual comparó acupuntura (incluyendo electroacupuntura), estímulo muscular de alta intensidad y tratamiento falso. 21 Todos los participantes recibieron 20 tratamientos en un período de 10 semanas. Ni la acupuntura ni el estímulo muscular produjeron beneficios. Además, un estudio de 10 semanas en 106 personas, el cual proporcionó un total de 35 sesiones de acupuntura tradicional a cada participante, tampoco logró encontrar beneficios. 22

Los pocos estudios que sí reportaron mejorías debido a la acupuntura fueron muy pequeños y algunos no usaron un grupo de placebo. 23 - 26

La sustancia semisintética citicolina (estrechamente relacionada con el nutriente colina ) ha mostrado alguna promesa para ayudar en la recuperación de las apoplejías. 35

Para obtener una discusión de los métodos homeopáticos para la recuperación de las apoplejías, consulte la base de datos sobre homeopatía .

Hierbas y Complementos que Puede Usar Sólo con Precaución

Si se encuentra en riesgo de una apoplejía, podría ser recomendable evitar el consumo excesivo de hierro . Ciertas evidencias sugieren que los niveles altos de hierro pueden aumentar el riesgo de apoplejía y empeorar las apoplejías que sí ocurren. 27 - 29

Además, las personas susceptibles a una apoplejía deben ejercer gran precaución con respecto a la hierba efedra . La efedra contienen efedrina, un medicamento que aumenta la presión arterial y estimula el corazón, y ha causado ataques cardíacos y apoplejías. 30 - 33 Ciertas preparaciones de efedra pueden presentar un riesgo adicional más allá de los efectos de le efedrina sobre el aparato circulatorio: Toxicidad directa a los nervios. 34

Finalmente, numerosas hierbas y complementos pueden interactuar de manera adversa con medicamentos usados para prevenir o tratar las apoplejías. Para obtener más información sobre este riesgo potencial, consulte los artículos de medicamentos individuales en la sección de Interacciones con Medicamentos de esta base de datos.

Revision Information

  • 1

    Arruzazabala ML, Valdes S, Mas R, et al. Effect of policosanol successive dose increases on platelet aggregation in healthy volunteers. Pharmacol Res. 1996;34:181 - 185.

  • 2

    Arruzazabala ML, Mas R, Molina V, et al. Effect of policosanol on platelet aggregation in type II hypercholesterolemic patients. Int J Tissue React. 1998;20:119 - 124.

  • 3

    Carbajal D, Arruzazabala ML, Valdes S, et al. Effect of policosanol on platelet aggregation and serum levels of arachidonic acid metabolites in healthy volunteers. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 1998;58:61 - 64.

  • 4

    Castano G, Mas R, Arruzazabala M, et al. Effects of policosanol and pravastatin on lipid profile, platelet aggregation and endothelemia in older hypercholesterolemic patients. Int J Clin Pharmacol Res. 1999;19:105 - 116.

  • 5

    Arruzazabala ML, Valdes S, Mas R, et al. Comparative study of policosanol, aspirin and the combination therapy policosanol-aspirin on platelet aggregation in healthy volunteers. Pharmacol Res. 1997;36:293 - 297.

  • 6

    Arruzazabala ML, Molina V, Mas R, et al. Antiplatelet effects of policosanol (20 and 40 mg/day) in healthy volunteers and dyslipidaemic patients. Clin Exp Pharmacol Physiol. 2002;29:891 - 897.

  • 7

    Feigin VL, Doronin BM, Popova TF, et al. Vinpocetine treatment in acute ischaemic stroke: a pilot single-blind randomized clinical trial. Eur J Neurol. 2001;8:81 - 85.

  • 8

    Bereczki D, Fekete I. Vinpocetine for acute ischaemic stroke. Cochrane Database Syst Rev. 2000;(2):CD000480.

  • 9

    Lohmann A, Dingler E, Sommer W, et al. Bioavailability of vinpocetine and interference of the time of application with food intake. Arzneimittelforschung. 1992;42:914 - 917.

  • 10

    Bonoczk P, Panczel G, Nagy Z. Vinpocetine increases cerebral blood flow and oxygenation in stroke patients: a near infrared spectroscopy and transcranial Doppler study. Eur J Ultrasound. 2002;15:85 - 91.

  • 11

    Gusev EI, Skvortsova VI, Dambinova SA, et al. Neuroprotective effects of glycine for therapy of acute ischaemic stroke. Cerebrovasc Dis. 2000;10:49 - 60.

  • 12

    Sopala M, Schweizer S, Schafer N, et al. Neuroprotective activity of a nanoparticulate formulation of the glycineB site antagonist MRZ 2/576 in transient focal ischaemia in rats. Arzneimittelforschung. 2002;52:168 - 174.

  • 13

    Tatlisumak T, Takano K, Meiler MR, et al. A glycine site antagonist ZD9379 reduces number of spreading depressions and infarct size in rats with permanent middle cerebral artery occlusion. Acta Neurochir Suppl. 2000;76:331 - 333.

  • 14

    Iso H, Rexrode KM, Stampfer MJ, et al. Intake of fish and omega-3 fatty acids and risk of stroke in women. JAMA. 2001;285:304 - 312.

  • 15

    Marchioli R, Schweiger C, Tavazzi L, et al. Efficacy of n-3 polyunsaturated fatty acids after myocardial infarction: results of GISSI-Prevenzione trial. Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza nell'Infarto Miocardico. Lipids. 2001;36 (suppl):S119 - S126.

  • 16

    Yusuf S, Dagenais G, Pogue J, et al. Vitamin E supplementation and cardiovascular events in high-risk patients. The Heart Outcomes Prevention Evaluation Study Investigators. N Engl J Med. 2000;342:154 - 160.

  • 17

    Collaborative Group of the Primary Prevention Project (PPP). Low-dose aspirin and vitamin E in people at cardiovascular risk: a randomised trial in general practice. Lancet. 2001;357:89 - 95.

  • 18

    Leppala JM, Virtamo J, Fogelholm R, et al. Vitamin E and beta carotene supplementation in high risk for stroke. A subgroup analysis of the Alpha-Tocopherol, Beta-Carotene Cancer Prevention Study. Arch Neurol. 2000;57:1503 - 1509.

  • 19

    Krivoy N, Pavlotzky E, Chrubasik S, et al. Effect of Salicic cortex extract on human platelet aggregation. Planta Med. 2000;66:1 - 4.

  • 20

    Gosman-Hedstrom G, Claesson L, Klingenstierna U, et al. Effects of acupuncture treatment on daily life activities and quality of life: a controlled, prospective, and randomized study of acute stroke patients. Stroke. 1998;29:2100A - 2108.

  • 21

    Johansson BB, Haker E, von Arbin M, et al. Acupuncture and transcutaneous nerve stimulation in stroke rehabilitation: a randomized, controlled trial. Stroke. 2001;32:707 - 713.

  • 22

    Sze FK, Wong E, Yi X, et al. Does acupuncture have additional value to standard poststroke motor rehabilitation? Stroke. 2002;33:186 - 194.

  • 23

    Naeser MA, Alexander MP, Stiassny-Eder D, et al. Real versus sham acupuncture in the treatment of paralysis in acute stroke patients: a CT scan lesion site study. J Neuro Rehab. 1992;6:163 - 173.

  • 24

    Sallstrom S, Kjendahl A, Osten PE, et al. Acupuncture in the treatment of stroke patients in the subacute stage: a randomized, controlled study. Complement Ther Med. 1996;4:193 - 197.

  • 25

    Kjendahl A, Sallstrom S, Osten PE, et al. A one year follow-up study on the effects of acupuncture in the treatment of stroke patients in the subacute stage: a randomized, controlled study. Clin Rehabil. 1997;11:192 - 200.

  • 26

    Hu HH, Chung C, Liu TJ, et al. A randomized controlled trial on the treatment for acute partial ischemic stroke with acupuncture. Neuroepidemiology. 1993;12:106 - 113.

  • 27

    Sempos CT, Looker AC, Gillum RE, et al. Serum ferritin and death from all causes and cardiovascular disease: the NHANES II Mortality Study. Ann Epidemiol. 2000;10:441 - 448.

  • 28

    Davolos A, Castillo J, Marrugat J, et al. Body iron stores and early neurologic deterioration in acute cerebral infarction. Neurology. 2000;54:1568 - 1574.

  • 29

    Danesh J, Appleby P. Coronary heart disease and iron status: meta-analyses of prospective studies. Circulation. 1999;99:852 - 854.

  • 30

    Haller CA, Benowitz NL. Adverse cardiovascular and central nervous system events associated with dietary supplements containing ephedra alkaloids. N Engl J Med. 2000;343:1833 - 1838.

  • 31

    Samenuk D, Link M, Homoud MK, et al. Adverse cardiovascular events temporally associated with Ma Huang, an herbal source of ephedrine. Mayo Clin Proc. 2002;77:12 - 16.

  • 32

    Bruno A, Nolte KB, Chapin J. Stroke associated with ephedrine use. Neurology. 1993;43:1313 - 6.

  • 33

    Theoharides TC. Sudden death of a healthy college student related to ephedrine toxicity from a ma huang-containing drink. J Clin Psychopharmacol. 1997;17:437 - 439.

  • 34

    Lee MK, Cheng BW, Che CT, et al. Cytotoxicity assessment of Ma-huang (Ephedra) under different conditions of preparation. Toxicol Sci. 2000;56:424 - 430.

  • 35

    Davalos A, Castillo J, Alvarez-Sabin J. Oral citicoline in acute ischemic stroke: an individual patient data pooling analysis of clinical trials. Stroke. 2002;33:2850 - 2857.