Health Information

Los estadounidenses pobres del sur tienen menos probabilidades de recibir atención médica, según un estudio

The more you know about your health, the better prepared you are to make informed healthcare decisions. Our health library gives you the information you need to take charge of your health.

Los estadounidenses pobres del sur tienen menos probabilidades de recibir atención médica, según un estudio

Los investigadores hallaron que los estados de esa región imponían unos estrictos requerimientos de elegibilidad para Medicaid

MIÉRCOLES, 27 de marzo (HealthDay News) -- Las personas pobres del sur de Estados Unidos son más propensas a retrasar la obtención de la atención médica necesaria, sobre todo porque los estados de esa región imponen los requerimientos más estrictos para Medicaid, señala una investigación reciente.

El problema es más pronunciado en Texas y Florida, según un informe que aparece en la edición del 28 de marzo de la revista New England Journal of Medicine.

"Realmente hay una gran variabilidad en el país en cuanto al acceso [a Medicaid]", dijo la autora del estudio, la Dra. Cheryl Clark, del Centro de Salud Comunitaria e Igualdad en la Salud del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Los condados en los estados con políticas de Medicaid realmente restrictivas tienden a experimentar los retrasos más prolongados, apuntó Clark, directora de investigación e intervención en igualdad de la salud en el centro.

La Ley de Atención Asequible de 2010, ridiculizada por sus críticos como "Obamacare", busca mejorar el acceso a Medicaid al expandir el programa y ofrecer financiamiento a los estados que adopten la expansión. Medicaid es un programa gubernamental que ofrece cobertura de salud a los estadounidenses de menos ingresos.

Sin embargo, los estados no están en la obligación de adoptar el programa expandido, y los estados que tienen las políticas más restrictivas de Medicaid (entre ellos Texas, Florida y Arkansas) han optado por no expandir Medicaid.

"Los estados toman decisiones distintas respecto a la aceptación del respaldo federal para expandir sus programas de Medicaid", apuntó Clark. "Los estados tendrán aspectos muy distintos en términos de su infraestructura de atención de salud, y podríamos observar una brecha creciente en las disparidades sanitarias".

Otro factor que provoca retrasos en la atención es el número de médicos de atención primaria. Es menos probable que haya retrasos en lugares como Nueva Inglaterra, donde hay muchos médicos de atención primaria, que en áreas del sur, donde hay muchos menos de ese tipo de médicos, anotó el grupo de Clark.

Clark dijo que los estados que optan por no aceptar la expansión de Medicaid tienen que crear otro plan para mejorar el acceso a la atención de las personas pobres que quedan excluidas del programa.

Dijo que por todo el país hay un movimiento para mejorar el acceso a la atención para los pobres, incluso en lugares como Texas y Florida, que tradicionalmente han respaldado menos la atención médica de las personas con bajos ingresos.

Devon Herrick, miembro principal del Centro Nacional de Análisis de Políticas, un grupo conservador, dijo que hay alternativas bajo la Ley de Atención Asequible para ampliar Medicaid para que cubra a los pobres.

Medicaid no mejora el acceso a la atención, dijo. Un problema, que podría empeorar, es que menos médicos tratan a pacientes de Medicaid.

"Muchos médicos no desean tratar a los inscritos en Medicaid porque los reembolsos tienden a ser de la mitad o incluso menos, en comparación con el seguro privado", señaló.

Herrick dijo que cree que bajo la Ley de Atención Asequible, más personas pobres podrán obtener cobertura de seguro privado. "Esas personas calificarían para subsidios generales bajo la cobertura privada", apuntó. "Los reembolsos para los proveedores son casi el doble que Medicaid".

Cada estado tendrá que desarrollar su propio programa, comentó. Algunos aceptarán la expansión de Medicaid, y otros hallarán un camino distinto. "No hay una solución universal", apuntó. "Posiblemente haya 50 soluciones para los 50 estados, quizás soluciones múltiples en cada estado".

Una crítica dijo que el seguro privado ofrecido bajo la Ley de Atención Asequible no resolverá el problema de acceso para muchos estadounidenses pobres.

"Desafortunadamente, la Ley de Atención Asequible dejará a unos 30 millones de estadounidenses sin seguro, la mayoría ciudadanos de EE. UU. Esas personas sin seguro seguirán retrasando la atención, incluso para problemas serios como los ataques cardiacos", planteó la Dra. Steffie Woolhandler, profesora de la Facultad de Salud Pública CUNY del Colegio Hunter, en la ciudad de Nueva York.

Algunas de las personas recién aseguradas también retrasarán el seguro porque su cobertura es tan mezquina que no pueden permitirse usarla, señaló Woolhandler, quien también es cofundadora de Physicians for a National Health Program (Médicos para un Programa Nacional de Salud).

"Por ejemplo, el seguro privado menos costoso obligatorio bajo el 'Obamacare' tendrá deducibles de hasta 2,000 dólares, lo que significa que un asegurado que se enferma tendrá que pagar 2,000 dólares de su bolsillo antes de que su seguro tan solo se active", lamentó.

"Un desarrollo particularmente negativo es que la administración de Obama permite ahora a los estados obligar incluso a las familias más pobres a pagar de su bolsillo antes de que puedan obtener atención médica, ya sea creando copagos para Medicaid, o como en Arkansas, obligando a los pobres a obtener unos mezquinos planes de seguro privado. Así que podemos anticipar que los retrasos médicamente peligrosos continuarán", señaló Woolhandler.

Más información

Para más información sobre la atención de salud en EE. UU., visite la Kaiser Family Foundation (http://www.kff.org/ ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Cheryl Clark, M.D., director, health equity research and intervention, Center for Community Health and Health Equity, Brigham and Women's Hospital, Boston; Devon Herrick, Ph.D., senior fellow, National Center for Policy Analysis, Dallas; Steffie Woolhandler, M.D., professor, CUNY School of Public Health,Hunter College, New York City, and co-founder, Physicians for a National Health Program; March 28, 2013, New England Journal of Medicine